miércoles, 2 de julio de 2008

Regreso de Austria y ...he traído un recuerdito.

Austria 2008

Bueno, ya estamos de regreso. Lo primero el recuerdito. He comprado un trapo de cocina típico austríaco con la receta del Apfel Strudel y una brocha de silicona.




Y es que me hacia ilusión traeros alguna cosa. Bueno pues ya está, el próximo día 15 lo sortearé entre todas las visitas a esta entrada, a cada una le adjudicaré un número y el día 16 publicaré el nombre del ganador.


Y ahora al viaje. Hemos pasado quince días fantásticos disfrutando a tope del país. Hemos hecho un poco de todo, visitar ciudades como Salzburg e Insbruck, perdiéndonos en las callejas de sus barrios antiguos, siempre pulcros como si estuvieran a punto para pasar revista.


Merodear por las tiendas de ciudades y pueblos. Abundan las dedicadas a la ropa tradicional, y no es raro ver por las calles a hombres y mujeres ataviados con el típico traje nacional, por cierto muy elegante y favorecedor; en esas tiendas se pueden comprar también jerseys, chaquetas y camisas confeccionados con buenos paños.


En otros pequeños establecimientos encontramos todo tipo de ropa de mesa y cocina con sus maravillosos bordados y sus alegres colores.

Tiendas de sal en la zona de Salzburg, (el nombre de Salzburg viene de salz, sal en alemán) en las que nos ofrecen todo tipo de sales de cocina, desde las de la tierra como la de Hallstatt, a las del Himalaya, unas solas y otras ya mezcladas con plantas aromáticas o especias .



Pastelerías, sus famosas "Konditorei", en las que podemos encontrar los más deliciosos pasteles y bombones, ¡Dios mío, qué maravilla!, aunque me había hecho el propósito de solamente comer la "Esterhazyschinitte, mi tarta preferida



la verdad, no me he podido resistir a probar alguna más, pero es que entran por los ojos...

... y los bombones..., que tentación...

La primera semana la pasamos en el Tirol. Los paisajes de esta zona del país son una maravilla.

En cualquier camino te puedes encontrar con una cruz adornada con flores, un bonito Vía Crucis, o una sencilla capilla siempre abierta para que los visitantes puedan acercarse libremente.


Insbruck, que debe su nombre al río Inn por encontrarse a su orilla, es una encantadora pequeña ciudad en la que se confunde el paisaje de sus montañas con el de las construcciones bellísimas que se prodigan por sus calles.

En el Tirol hemos subido a lagos de alta montaña en trenes cremallera, hemos estado junto a glaciares al tiempo que las marmotas pasaban junto a nosotros.



También hemos subido en tele-silla a altas montañas para luego bajar en una especie de pequeños trineos individuales, en verano provistos de ruedas, por unas pistas acanaladas de cemento durante casi dos kilómetros, ¡divertidísimo!.


Hemos visitado pueblos encantadores a cual más limpio, impecable y florido,




no hay ventana, terraza o balcón que no esté pulcramente adornado con geranios, normalmente de un rojo esplendoroso, o con petunias, surfínias, y otras flores en estudiadas combinaciones de colores.


Cualquier rincón merece una foto, es idílico.

Pero si idílicos son los paisajes de la zona del Tirol, los de la región de Salzburg no se quedan atrás. Ahí un lago se sucede al otro, la gente se acerca caminando o en bicicleta al terminar la jornada de trabajo para darse un chapuzón, nadar, remar o practicar cualquier deporte acuático. ¡Una vida envidiable!

Salzburg... merodear por sus alegres calles llenas de turistas y gente de la población que se dirige tranquilamente a cumplir con sus quehaceres es un regalo para la vista. Pasear por la encantadora Getreidegasse (callejuela de los cereales) con sus letreros de hierro forjado.




El origen de estos letreros lo podemos encontrar en la Edad Media, época en que la mayoría de los habitantes no sabían leer ni escribir, por lo que los tenderos exibían sus especialidades mediante este procedimiento. Aún en la actualidad las tiendas que se instalan en esta calle cuelgan sus letreros de hierro. Un ejemplo de ello es nuestra tienda Zara.

Visitar las cuevas de Eisriesenwelt junto al pueblo de Werfen. Abrigados como si fuéramos a esquiar pasamos casi dos horas visitando las cuevas de hielo accesibles mas grandes del mundo. ¡Una pasada!
Practicar wind surf y remar en pequeñas barcas en el lago de Sankt Wolfgang, o simplemente contemplar los cisnes con sus crías, ¡fantástico!.


Visitar pueblecitos y pueblecitos, cada uno con su particular encanto, aunque todos muy similares, Sankt Wolgang, Sankt Gilgen... y sobre todo Hallstatt.


Hallstatt merece un punto y a parte. Ver este pequeño pueblo es como contemplar una postal.

Junto al lago Hallstätter esta tranquílisima población de no más de 900 habitantes, está compuesta por calles empinadas que en muchos caso descienden hasta el lago, las casas de madera o pintadas de blanco se adornan también aquí de montones de flores, la estilizada aguja del campanario de una de sus iglesias se eleva hacia el cielo, confundiéndose a veces con el verde de los Alpes. Es emocionante también estar en ese rincón de mundo donde en 1846 se hallaron nada menos que más de mil sepulturas y numerosos objetos prehistóricos, que aportaron mucha información para el conocimiento del primer periodo de la Edad de Hierro. La cultura de Hallstatt ha tomado el nombre de esta ciudad.

No es raro que en 1997 la Unesco declarara a Hallstatt Patrimonio de la Humanidad.

Y además de todo eso hemos comido los contundentes platos tiroleses, hemos probado los knödel, grandes albóndigas hechas con masa de harina, no han faltado los Wienerschnitzel, ternera empanada acompañada de patatas o ensalada, ni el gulasch, ni diferentes y refrescantes ensaladas y hasta alguna sopa.

Pero lo mejor los postres, ¡como no el Apfelstrudel!, la Molotovtorte, aunque mi preferida es la Esterhazyschnitte y ... he de reconocerlo no nos pudimos resistir en Insbruck a acercarnos al Hotel Sacher para degustar la Original Sachertorte. ¡Una delicia!


Y las cenas... platos ligeros a base de ensaladas a orillas de algún lago, u otros platos más completos en pequeños restaurantes mientras oíamos valses y polcas y en algunos casos disfrutábamos de bailes típicos.


Algo encantador fue un concierto público en Strobl a cargo de la banda del pequeño pueblo, mientras escuchábamos el concierto a orillas del lago St. Wolfgang, contemplábamos una maravillosa puesta de sol , al tiempo que chicas con al traje típico nos ofrecían bebidas a base de licores y aguardientes, previo pago de una módica cantidad.

Bueno y podría seguir y seguir, pero creo que os he contado más o menos lo más importante que hemos hecho durante estos días y ahora a descansar un poquito, que eso de hacer turismo es muy cansado. Con este reportaje no pretendo en modo alguno daros envidia, sino animaros a descubrir un país hermosísimo en el que fatigar el cuerpo (hemos recorrido 3.700 Km.), y relajar el alma.

29 comentarios:

cibercuoca dijo...

Hola Pilar, ni bien ví que regresaste vine corriendo a ver las fotografías y comentarios de tu viaje.
Lo relatas magníficamente y las fotos .... dicen tanto o más que tus palabras, gracias por compartir.
Buen descanso. Un abrazo

Capricornio dijo...

Ay Pilar...cuanto nos has traido, siempre he creido que viajar es alimento para el Alma. Se llena uno tanto y en tan poco tiempo, lo mejor es que lo sigue viviendo uno bastantes días después, los recuerdos los digieres una y otra vez...
Gracias. Por las fotos, por el relato y la suerte de tener el número premiado!!!jaja. Un abrazo.

Miguel Pérez dijo...

Hola pilar vaya viajesito no?
Gracias por tu visita y tu comentario,tambien queria decirte que aqui es lo que mas se toma en verano el gazpacho de ajo blanco y el de tomate prueba y veras un saludo

Maria José dijo...

Que bien te lo has pasado... Austria... Es un lugar encantador. Me quedaría a vivir allí. Ahora mismo cierro los ojos y me imagino paseando por esas praderas, visitando esas capillas sencillitas. Degustando esas tartas y como no, la tartasacher... Has descrito un paraiso para mi... Es dificil imaginar que es real todo lo que has dicho. Sueño con ir por mi cuenta y ver lo que tus ojos han memorizado y tus manos han descrito... Es maravilloso. Ahora me iré a dormir con las fotografías en mi mente... Seguro que tengo un sueño bonito. Bienvenida de nuevo...

canela dijo...

Pilar, felicidades por ese viaje tan maravilloso a Austria. Yo sólo conozco Salzburg y poco más y te doy la razón en todo, parecen pueblos de postal y con mucha vida. Me alegro de que hayas disfrutado y de que te hayas acordado de nosotras. Un beso.

canela

Rosario dijo...

HOLA PILAR...QUE MARAVILLOSAS LAS FOTOS, ESOS BALCONES, EL TREN, LA IGLESIA, TODO ES UN SUEÑO.ME IMAGINO QUE ESTÁS BIEN RELAJADITA AHORA DESPUES DE CONTEMPLAR TAN LINDOS PAISAJES, ASÍ ES QUE
¡¡¡¡¡A COCINAR!!!!!Y A PUBLICAR!!!
CARIÑOS!!!!!!!

OLGUIS dijo...

hermoso viaje se ve que pasaron lindo.
Saludos
olguis.

Reme dijo...

Pilar wapa que maravilla de viaje y que bien relatado, parece como si estuviera paseando por esas preciosas calles o degustando esas riquisimas tartas.

Me alegro muchisimo que lo disfrutaras tanto.

Besitos

Mari dijo...

Hola PIlar, que bonitas las fotos y que viaje más estupendo has hecho. Será que a mi me gusta mucho viajar y conocer otros lugares. De seguro que te lo pasaste fenomenal.
Un beso

Kako dijo...

Hola Pilar, que hermosas tus fotos, es todo muy parecido a donde yo vivo; Suiza, a pesar de estar al lado sabes que aun no visito el pais de Mozart, con tus fotos me dan muchas ganas de ir.....que lindo el regalito que has traido, puedo participar??
Besos Kako

Marcela dijo...

Hola Pilar! Qué hermoso viaje que has hecho. Y que detalle de tu parte traer regalito para nosotros! Me alegro también que estés de regreso y te mando un beso grande,
Marcela

PimientayChocolate dijo...

Hola Pilar,quee maravilla de viaje, parece que estaba leyendo un cuento y con esas fotos que te dejan con la boca abierta, pensando, esto realmente existe? se respira tranquiladad con esas montañas ese verde, y ni hablar de esas tortas y postres, una maravilla. Un beso grande, daniela

Belen dijo...

hola pilar;
¿que tal tu viaje? imagino que estupendo.
algunas fotos que has puesto me recuerdan mucho a los paises bajos,yo estuve hace unos años en el viaje de novios y me encanto.
!!!vamos que me has dado mucha envidia!!!.
un saludo

BON APPETIT ! dijo...

Hola PILAR, Que reportaje de viaje más interesante ! Y las fotos tan bonitas...Tus palabras y las imagenes dan ganas de conocer este pais...

Un abrazo

Pilar - Lechuza dijo...

Qué maravilloso viaje!! Las fotografías espectaculares y los pueblitos como de los cuentos de Anderssen.
Y esos tremendos postres tan bien preparados!! Bueno, bueno, se me cae la baba....
Un abrazo y bienvenida

Pilar dijo...

Pilar que viaje mas bonito!! y que fotos!! Se que la vida de turista es muy dura, pero todo se olvida después de haber visto y disfrutado de lugares, gentes y esas comidicas tan ricas.
Un beso y bienvenida a casa.
Besicos

tartasacher dijo...

Hola Pilar:Gracias por tu visita y sobre todo gracias por este hermoso paseo por Austria. Es precioso. Reconozco muchos de los sitios en los que estuve y veo que has tomado la Tarta Sacher en el Hotel Sacher de Viena. Yo también lo hice. Todo un placer y un lujo haber visitado tu blog. Te mereces una enorme copa de helado. Besotes mil.

La Cocina mia dijo...

Que maravilla de post. He disfrutado con el texto, con los dulces, y sobre todo con las fotos. Vamos, que me ha dado una poquilla de envidia sana.

Besos

Pilar dijo...

Cibercuoca, Me ha alegrado mucho verte de visita en mi blog.
Capricornio, Tienes razón los viajes son buenos antes, durante y después-
Miguel, He probado tu gazpacho blanco, riquísimo-
María José, Animate Austria es un lugar bonito y relajante.
Canela, ¡Claro que me he acxordado de vosotros!, faltaría más, ya llevamos mucho tiempo juntos.
Rosario, Pues si que estoy relajadita y como dices tu ¡ahora a cocinar y a publicar!.
Olguis, Gracias, de verdad que lo pasamos lindo.
Reme, En realidad no se que son mejor si los paisajes o las tartas, ja, ja.
Keko, Claro que puedes participar, ¡vaya ya participas!, y anímate con el pais de Mozart, ya que lo tienes al lado.
Marcela, Gracias, otro beso fuerte para ti.
Pimienta Y Chocolate, Si que existe si y es relax a tope-
Belen, Pues si te gustaron lo9s Paises Bajos, anímate vale la pena.
Bon Apetit, Anímate tu también.
Pilar, Lechuza, Los pasteles austriacos son una pasada y un peligro para la operación bikini.
Pilar, Gracias por tu bienvenida.
Tartasacher, Hasta mi marido se acordó de ti, comiendo tu tarta, ja, ja.
La cocina, De envidia nada, Austria es delicioso, pero aquí también tenemos bonitos rincones cerquita, donde disfrutar a tope-
Besos para todos.

Miriam dijo...

Bienvenida de nuevo Pilar, me han maravillado las fotos , las fotitos de las comidas y los paisajes. Me parece un viaje de ensueño !!!. Encantada de verte por aqui de nuevo.
Un saludo Miriam ( miroiz).

Manuel dijo...

Siempre lo dije: AEIOU
Pregunta a Enric que significa.

Su dijo...

Madredelamorhermoso
Que delicia de viaje, cuanto me alegro que hayais disfrutado.
Me acorde de ti, lo bien que estarias por esas tierras. Un beso amiga

Carmen dijo...

Holà!como etas?
gracias por las fotos
besos querida
ciaooooooooooo

Marilyn dijo...

Hola Pilar,
Mucho gusto de conocerte, gracias por tu visita a mi blog. He quedado encantada del tuyo, es muy bonito e interesante, nos enseñas recetas y bellos lugares. Soy muy aficionada a la historia y me gusta mucho, conocer de lugares nuevos, aunque curiosamente no me gusta viajar, prefiero estudiarlos mediante fotos y escritos. También tus fotos son muy bonitas!
Esos carteles de hierro de Austria me recuerdan las farolas de hierro de la Habana Vieja.
Me gusta mucho aprender y gracias a tu blog ya sé como se llaman en España lo que nosotros llamamos duro frio, zumos! precisamente hace unos dias estaba pensando en ese detalle mientras escribia una entrada en mi blog.
Por favor, dejame poner un link de tu blog en mi lista de Amigas Ciberneticas.
Buena Suerte con las fajitas.
Saludos y Buenos desos para ti, gracias y felicitaciones por tan bello blog.

Carmen dijo...

Hola Pilar, que fotografías mas
bonitas y que tartas mas ricas,seguro que te lo pasaste bomba.
Felicidades por un viaje tan bonito y gracias por compartirlo.

Besos.

Mónica dijo...

Hola Pilar!!

Qué envidia me das!!

Austria es uno de mis países favoritos. Y esa Original Sachertorte, quién pudiera saborearla.
Precisamente la semana pasada hice una variación de la misma y conté un poco su historia, pero como la original ninguna.
Parece que habéis disfrutado de un tiempo genial. Me alegro mucho!!

Saludos,

Mónica

Pilar dijo...

Miriam, Gracias por tu bienvenida
Manuel, Enrique no tiene ni idea...
Su, Hola amiga, me alegra que te hayas acordado de mi, disfrute mucho en el viaje, pero ahora estoy super atareada, pues tengo el jardín atrasadísimo.
Carmen, ¡Hola carmen!, gracias por tu visita.
Marilyn, ¡Claro que puedes poner un link a mi blog!, y yo pondré el tuyo con tu permiso. ¿quieres decir que a los zumos les llamais "duro frío"?
Carmen, Realmente las tartas austriacas son una delicia y un peligro para "la operación verano". Mmmmm...
Mónica, Me ha gustado mucho la presentación de tu blog, tienes recetas riquísimas.
Un beso a todos.

SEFA dijo...

Hola Pilar, llego con retraso, pero me alegro que el viaje haya resultado estupendo, la verdad que por las fotos se ve precioso. Un abrazo. SEFA

Onega dijo...

Pedazo viaje que te has hecho. Me encanta todo, las fotos muy bellas, pero lo que más me ha gustado de todo, es ese trozo de tarta Sacher AUTÉNTICA. Tengo unas ganas locas de comerme un trozo pero allí, en la cafetería del hotel.
Un saludo.