martes, 13 de noviembre de 2007

ZANAHORIA DE TÁNGER


Estas zanahorias nos las servían en casa de una amiga que vivía en Tanger, las preparaba Fatima(sin acento), una marroquí encantadora, que sabía todos los trucos de la cocina de su tierra. En los días calurosos
resultaban muy refrescantes.
Aún ahora al hacerlas su aroma se confunde en mi memoria con el perfume del jazmín y el repiqueteo del agua en la fuente del patio.
Fuente: Fatima de Tánger

Ingredientes:
Un manojo de zanahorias, bonitas
2 dientes de ajo
1 cucharada de café con leche de comino en grano
Aceite, vinagre y sal


Elaboración:
Pelar las zanahorias y hervirlas en agua con sal. Cuando estén cocidas, cortarlas en rodajas y rehogarlas en una sartén con aceite a fuego lento, no han de dorarse, sólo secarse un poco. Retirar del fuego.
Mientras se van enfriando, majar los ajos con el comino en mortero. Cuando estos ya formen una pasta añadirles media tacita de café de aceite de oliva y cuatro cucharadas de vinagre.
Echar este preparado sobre las zanahorias, removerlas con cuidado, para que no se machaquen.
Rectificar de sal y a la nevera, tapadas con papel film.Son mejores de un día para otro. Si al ir a servirlas están algo secas, se les añade un poco más de aceite y vinagre al gusto.

1 comentario:

Morguix dijo...

Qué aperitivo tan rico. Lo he comido en algún restaurante marroquí, y está delicioso.
Así que te copio la receta, guapa.
Besotes.