martes, 15 de agosto de 2017

ROLLITOS DE VERANO





El otro día mi hermano me recomendó el blog de Kwan, una chica tailandesa que tiene recetas buenísimas, y concretamente los rollitos de verano. Vale la pena que entréis en el blog de Kwan y concretamente en esta receta. La hice en casa para mis hijos y fue un triunfo estrepitoso. Gracias Kwan. Esta es la  receta copiada de su blog palabra por palabra. 

Ingredientes:

Los rollitos

 250 g  de langostinos pelados
 1  pechuga de pollo
 1  paquete de papel de arroz para los rollitos
 1  lechuga rizada
 3  zanahorias pequeñas
 hierbabuena
 cilantro
 cebollino

Para la salsa

* Podéis utilizar solamente salsa de chili dulce, yo pongo los siguientes ingredientes para darle un toque y sabor diferente.

4  cucharadas de salsa de chili dulce
2  cucharadas de salsa de pescado (Nám pla) o sal
2  cucharadas de zumo de lima
1   cucharada de cacahuetes tostados y machacados

Elaboración:

Rollitos



Ponemos los fideos de soja en el agua para que se hidraten (unos 15 minutos).
En una olla hervimos primero el pollo y lo dejamos enfriar. Cambiamos el agua y hervimos los fideos, los sacamos y les ponemos un poco de aceite vegetal para que no se pequen.
En la misma agua hervimos los langostinos y reservamos para luego.
Preparamos las verduras : elegimos las hojas de lechuga de tamaño medio, escogemos las hojas de hierbabuena y cilantro más frescas, cortamos el cebollino por la mitad, pelamos y cortamos la zanahoria en tiras.



Cuando el pollo esté frío lo desmenuzamos en tiras con las manos y cortamos los langostinos por la mitad (para que no se haga mucho bulto en los rollos).
Empezamos a hacer los rollitos:  mojamos el papel de arroz en agua y lo extendemos en un plato  o tabla de cocina, en uno de los lados ponemos las hojas de lechuga, sobre ésta añadimos unos fideos de soja, un poco de zanahoria, un poco de cebollino, un poco de pollo, unas hojas de cilantro y hierbabuena, enrollamos hasta la mitad y ponemos las dos mitades de los langostinos una a cada lado del rollito, continuamos enrollando hasta el final. Preparamos todos los rollitos de ésta forma y los cortamos por la mitad (opcional).

Salsa

En un bol pequeño mezclamos la salsa de chili dulce con salsa de pescado (Nam-pla), el zumo de lima y los cacahuetes (dejamos unos pocos en la parte superior para adornar), decoramos con unas hojas de cilantro o hierbabuena.

Nota: Yo he utilizado todos los ingredientes menos el cebollino, ya que no tenía. El resultado excelente.

FuenteKwan

miércoles, 9 de agosto de 2017

UNA FRÍA Y UNA CALIENTE



"Una de freda i una de calenta", eso es el equivalente en catalán a decir "una de cal y otra de arena", bueno pues ni de cal ni de arena,  hoy os dejo una receta fría y otra caliente.

A veces compro un pollo asado o pollo a l'ast y como normalmente en casa solo estamos mi marido y yo, nos comemos la mitad y con el resto hago croquetas, eso es lo que me pasó el otro día, pero en esta ocasión en lugar de  hacer las consabidas croquetas decidí hacer estos calabacines rellenos.

Ingredientes:

Pasta de croquetas 
Calabacines más bien pequeños
Queso para gratinar
Sal, aceite, pimienta y nuez moscada

Elaboración:

Calabacines rellenos

Lavar los calabacines, quitarles el sombrero, vaciarlos ayudados de una cucharita.


Poner en el horno precalentado a 200º durante veinte minutos los calabacines ya vaciados, los sombreros y envuelta en un papel de aluminio la pulpa del calabacín.

Una vez cocido sacamos del horno. Mezclamos la pulpa del calabacin con la pasta de croquetas y con esta mezcla rellenamos los calabacines, echamos por encima queso rallado y las especias, hecho esto volvemos al horno hasta que esté dorado. Llevamos a la mesa adornado con unas hojas de lechuga.

Y ahora la fría.

Ensalada multicolor:


En un plato de servir ponemos unas rodajas de tomate y luego en el centro cortada a daditos, remolacha y zanahoria, en varillas el pepino,  rallada por encima una cebolleta y picaditas unas hojas de albahaca. Aliñar con aceite, vinagre y sal.

Nota; Digo que pongáis calabacines pequeños, ya que aunque sólo pongamos uno por plato, sería demasiada ración para un comensal.

Fuente: Familiar