domingo, 29 de marzo de 2020

¡¡¡BLINIS!!!


¿Qué tal amigos blogueros,? no se vosotros pero yo cocinando más que nunca y sacando del olvido recetas abandonadas. Espero que todos estéis bien. ¡Cuidaros mucho! 

Hace muchísimos años que no preparaba blinis, he comprado alguna vez de los que venden ya  hechos pero los encuentro un poco mazacotes y nada que ver con los caseros recién hechos.

Tenía la receta de blinis guardada para hacer en cualquier momento, pero ha tenido que llegar el confinamiento para que la sacase el baúl de los recuerdos y esta mañana me he puesto manos a la obra.

Ingredientes

Para los blinis:

250g. de harina tamizada
3 huevos
1/2 l de leche
15 g de levadura de pastilla
50 g de mantequilla
Mantequilla para untar la sartén



Para el acompañamiento:

250 g de salmón en lonchas o palitos
Un pepino en bastones, eliminando la parte central
Una zanahoria cortada en finas lonchas
Una cebolleta cortada a lo largo
Queso de Burgos cortado en bastoncitos
Pepinillos a lonchitas

En esta ocasión he preparado también unos huevos revueltos "al all cremat" con bacon, pero se pueden sustituir por tortilla a la francesa cortada en bastoncitos.

Para la nata agria

240 g de nata para montar
10 ml de zumo de limón

Elaboración de los blinis

Entibiar la leche y verterla en un bol. Disolver en ella la levadura y mezclarle 50 g de harina. Revolver hasta que la levadura quede bien integrada. Tapar con un trapo de cocina y dejar reposar al menos una hora o hasta que doble su volumen.

Separar los huevos en yemas y claras. Montar las claras a punto de nieve. Derretir los 50g de mantequilla a temperatura suave.



Pasada la hora agregar a la masa la harina restante, un poco de sal, la mantequilla derretida y las yemas  mezclar bien e incorporar las claras suavemente. Tapar de nuevo la masa y dejar reposar 30 minutos.

Transcurrida la media hora, en un cacillo al fuego derretir un par de cucharadas de mantequilla.

Con esa mantequilla derretida untar con un pincel una sartén pequeñita, preferentemente de hierro. Echar en ella medio cucharón de masa, dejar que se haga por un lado , luego dar la vuelta y dorar por el otro, Apilar en una fuente y tapar con  un trapo para que no pierdan el calor. Repetir este procedimiento con toda la masa.

La salsa para acompañar: Mezclar con unas varillas los dos ingredientes, tapar y dejar reposar media hora. Añadirles un poco de sal  y ya estará lista.

Nota : Podéis añadir todos los acompañamientos que se os ocurran.

Fuente: Una revista de hace muchos años

lunes, 23 de marzo de 2020

¡¡¡POLLO!!!



¿Cómo estáis?. Espero que vosotros y vuestras familias sigais bien y supongo que todos a los que su tipo de trabajo se lo permita encerrados en casa, entreteniéndose  y poniendo en práctica todas aquellas actividades que antes por falta de tiempo no se podían hacer. A los otros los que os veis obligados a incorporaros a vuestro  trabajo, a los sanitarios, empleados de las tiendas que para servicio de todos se mantienen abiertas, a los transportistas, taxistas, cuidadores, servicios de limpieza.... a todos muchísimas gracias, es impagable lo que estáis haciendo. 

Y como mientras tanto seguimos comiendo os dejo esta sencilla receta, yo creo que conocida por todos, pero por si a alguno le ha pasado como a mi que la tenía apartada en el olvido, ahí va:

Ingredientes

Un pollo grande
Un limón muy limpio
Una pastilla de caldo de pollo
Ajos
100g de vino blanco
100g de agua
Sal, hierbas

Elaboración

Limpiamos el pollo, ya vacío,  por dentro y por fuera, lo salamos y rellenamos con la pastilla de caldo partida en dos trozos, el limón entero al que le habremos hecho algunos cortes.

Espolvoreamos  el pollo con tomillo y romero.

Colocamos el pollo en una fuente de horno no muy grande, adecuada a su tamaño. Este lo envolvemos en papel de aluminio



Llevamos la fuente al horno que habremos precalentado  a 150º, así lo mantenemos una hora y media, de vez en cuando lo iremos bañando con su jugo.

Pasado este tiempo subir la temperatura a 220º nuestro pollo permanecerá cociéndose durante otra hora y media, como antes seguiremos bañándolo  con el jugo, si nos faltara podemos añadir un poco más de agua.

En esta ocasión los he acompañado de unos pimientos del piquillo pues ya que vamos a hacer durante unos días menos ejercicio, intentaremos comer más suave.


Fuente: Familiar

Nota: Como solo eramos dos para comer , hemos consumido medio pollo y con el otro he  hecho una
deliciosas croquetas caseras

lunes, 16 de marzo de 2020

TARTA ESPONJOSA DE QUESO



Primer día laborable de confinamiento y ya no se que ordenar, hablaba por la radio una señora que ha permanecido 53 días cerrada en su casa cerca de Pekín saliendo solo lo justo, esperemos que nosotros no tengamos que estar tantos días sin poder salir, pero en cualquier caso este es un tema muy serio y todos tenemos que aportar nuestro granito de arena, así que en casita y a aprovechar para hacer todas aquellas recetas que vamos guardando "para un día que tenga tiempo", lo malo de esto es que al final saldremos rodando.

Cuando por la noche me siento en el sofá ante la tele, normalmente me dedico al patchwork o a la media y si no tengo nada empezado me entretengo enredando con el móvil, por que aunque la tele está puesta, he de reconocer que es insoportable. Bueno pues el otro día paseándome por Pinterest encontré está receta que sin hacerle apenas cambios puse en práctica, quedó deliciosa y creo que pronto repetiré. La  receta pertenece a Así se come en Granada, desde aquí doy las gracias a Elvira su autora.
Elvira nos ha encantado tu tarta.

Ingredientes: (Elvira utiliza elementos sin lactosa ni gluten)

200g. queso crema
6 huevos medianos
80 ml. de leche


90 g. de harina tamizada
140 g. de azúcar
55g. de mantequilla
ralladura de limón
1 cucharada de zumo de limón
1 pizca de sal

Elaboracióbn

Precalentar el Horno a 160º

Separar las yemas de las claras

En un cazo calentar la leche con la mitad el azúcar, la mantequilla y el queso

Cuando esté prácticamente derretido se retira del fuego y se sigue removiendo hasta que esté todo fundido.

Cuando baje la temperatura añadir las yemas, la harina tamizada y la ralladura del limón, batir todo muy bien con varillas.

Montar las claras con la sal y el zumo  de limón, cuando empiezan a espumar agregar el resto del azúcar y seguir montando hasta que empiece a hacer picos.

Añadir un poco de este merengue a la primera crema (la de las yemas, queso y harina) y se va mezclando suavemente.

Agregar el resto del merengue y unir con movimientos envolventes

Forrar la base del molde que vayamos a utilizar con papel de horno, untar con spray o algo de mantequilla las paredes (esto último es de mi cosecha).

A continuación ya podemos verter toda la masa. Nos dice Elvira que pasemos un pincho haciendo un espiral para que se asienten y salgan todas las burbujas sin hacer movimientos bruscos que hagan bajar el merengue.



Colocar este molde dentro de otro que contenga agua para hornear al baño María

Horneamos nuestra tarta durante 40 minutos a 160º, luego bajamos la temperatura a 130ºy seguimos con el horneado durante 40 minutos más. Apagar el horno y dejar enfriar. En ningún momento hay que abrir el horno pues se bajaría el bizcocho.

Se desmolda fácilmente cuando esté frío ya que se despega de las paredes solo con volcar un poco el molde



Fuente: Elvira de Así se come en Granada


viernes, 6 de marzo de 2020

ARROSET AL FORN



Cuando tenía trece o catorce años pasaba gran parte del verano en Castellón, tengo de aquella época maravillosos recuerdos, desde los cucuruchos de altramuces que comprabamos con mis primos, hasta el Agua Cebada o la Coca de sardinas, los baños en la playa del Mercantil, los trayectos en "La Panderola", las verbenas, las noches de cine al aire libre. o las veladas en la plaza de toros viendo sesiones de catch a cuatro para horror de mi tía, que las consideraba "una barbarie". 

Yo dormía en el primer piso que daba a un bonito patio de paredes recubiertas de azulejos, en la planta baja estaba la cocina que también daba al patio, lo primero que hacía al despertarme era asomarme a la ventana y gritar :"Tayo,  ¿qué habrá hoy para comer? y cuando Tayo la encargada de la cocina me contestaba "arroset al forn" yo era la más feliz de las mujeres pues junto con su paella eran mis platos preferidos.

Hoy os dejaré mi receta de arroz al horno que intuyo no guarda apenas ningún parecido con aquel delicioso arroset, pero que en casa encanta.

Ingredientes:

Un cucharón de arroz por persona
Dos cucharones de caldo de pescado por persona

3 ó 4 gambas por persona
1 calamar
1 sepia
alcachofas
sofrito de tomate
1 ajo, perejil, sal
1 guindilla opcional
azafrán



Elaboración

Limpiar las gamas freírlas y reservarlas
Limpiar y trocear la sepia y el calamar, cortar en dados freír y reservar
Limpiar y pelar las alcachofa, freír y reservar
Hacer un sofrito de tomate, ajo y perejil

Calentar el horno a 200º
Poner a hervir el caldo de pescado.
Echar todos los ingredientes de la receta en una cazuela de barro que pondremos al fuego, cuando el caldo hierba se lo echaremos por encima y cuando el contenido de la cazuela vuelva a hervir, lo situaremos dentro del horno. Tras 20 minutos nuestro"Arroset al forn", estará terminado
Dejar reposar cinco o seis minutos y llevar a la mesa

Nota: el tiempo de cocción, dependerá de cada horno



Os dejo esta foto de campos de melocotoneros tomada la semana pasada en Nonaspe, a orillas del Matarraña por una prima mía.

Fuente : Familiar


lunes, 24 de febrero de 2020

PELMENIS



El otro día os hablaba de Rusia, pues una comida que conocimos allí fueron los pelmenis, "пельмени " en ruso. Los pelmenis son similares a los tortellinis italianos, la receta tradicional es con relleno a base de  carne de cerdo, cordero y buey, pero actualmente se rellenan de diversos ingredientes, setas, salmón..., la masa exterior se hace a base de harina, huevo y agua.

El origen de los pelmenis es confuso, lo que si se sabe es que en Siberia los hacían en grandes cantidades y en su elaboración intervenía toda la familia, los hombres picaban la carne, las mujeres preparaban la masa y les daban forma, luego los introducían en sacos y los sacaban fuera del hogar y allí debido a las bajísimas temperaturas se mantenían perfectamente, suministrándoles así comida para todo el invierno, era una manera de conservar la carne.




He comprado en Amazon esta "Pelmenniza", rejilla para hacer los pelmenis, dicen que es muy práctica  y que además  ahorra mucho tiempo. Bueno me temo que yo tendré que practicar un poco con este utensilio, lo que si que es verdad es  que evita que si hacemos los pelmenis como nuestras empanadillas y luego juntamos las puntas, ahí tenemos, en mi opinión demasiada masa. Bueno, ya se que esta explicación es un poco confusa, pero más abajo viendo las fotos lo entenderéis. Pues vayamos con la receta.

Ingredientes:

Para la masa

3 tazas de harina tamizada
2 cucharadas de aceite
1 huevo mediano
1 taza de agua muy fría

Para la salsa:

250 g de champiñones
Leche o caldo de pollo
sal

Para el relleno

250 g de carne picada de cerdo o dos butifarras a las que les quitaremos la piel
500 g de champiñones
1 cebolla picada
1 ajo
1 ramita de perejil
sal y pimienta

Para la salsa:

250 g de champiñones
Leche o caldo de pollo
sal

Para el agua de hervir:

Abundante agua
2 hojas de laurel
sal y pimienta



Elaboración:

Primero prepararemos la masa, en un bol mezclamos con la mano todos los elementos, cuando la masa obtenida ya no se nos pegue a los dedos, llevar a una superficie enharinada y seguir amasando 4 ó 5 minutos, hacer una bola y dejar reposar una media hora envuelta en papel film, a veces la masa según el tamaño del huevo requiere más harina.


A continuación vamos con el relleno:  Freímos por un lado la carne picada, por otro la cebolla cortada en brunoise, el ajo y el perejil y por otro los champiñones, dejamos escurrir unos momentos hasta que pierdan el aceite. Colocamos la carne en un procesador, ahí añadimos el resto de ingredientes es decir los champiñones, la cebolla, el ajo y el perejil, trituramos un  poco. Guardamos la masa obtenida.

Vamos con la salsa: freímos los champiñones los escurrimos  bien. Hacemos una bechamel y una vez lista le añadimos los champiñones, con ayuda de un minipimer o similar trituramos todo hasta obtener una crema suave. Reservamos.

Ahora extenderemos la masa en dos mitades y con ayuda del rodillo formaremos dos círculos de masa muy, muy fina y algo más grandes que la circunferencia de la pelmenniza, sobre ella colocaremos uno de los círculos lo asentaremos con la manos y en cada uno de los 37 hoyitos  que tiene la pelmenniza colocaremos una cucharadita de masa.



Una vez todas llenas colocaremos encima el otro círculo de masa, y sobre el pasaremos un rodillo haciendo un poco de fuerza, así se cortará la masa sobrante y sacudiendo ligeramente ya tendremos nuestros 37 pelmenis

En una cacerola de boca ancha poner a hervir el agua con el laurel, la sal y la pimienta, cuando hierva ir echándole con cuidado los pelmenis, los mantendremos en el agua hasta que suban a la superficie y después de esto aún los dejaremos cociéndose 5 minutos más. Escurriremos e inmediatamente  serviremos acompañados de la salsa.

La verdad es que estos pelmenis han quedado riquísimos, intentaré hacerlos con otros rellenos y así de paso practicaré con mi pelmenizza.

Tanto en Moscú como en San Petersburgo busque en las tiendas de utensilios de cocina las dichosas pelmenizzas pero alli no las encontré. Para ambientar os dejo alguna foto de mi estancia en ese país.



Nota: Al relleno se le puede añadir queso Mozzarela

Fuente: De aquí y de allá

domingo, 9 de febrero de 2020

POLLO AL CURRY CON ARROZ BASMATI



Hoy he decidido variar un poco nuestro aburrido menú de hervidos y vapor y he guisado estos muslitos de pollo. En casa somos amantes de las especias y de los picantes, yo especialmente. En esta ocasión he utilizado  curry y garam masala, mezcla de muchas especias muy utilizado en los países árabes, también he añadido un poco de cayena molida.



Este bol y  cuchara de servir que salen en las  fotos los compre el año pasado en Moscú. Si vais a



esta ciudad y estáis en domingo, no dejéis de visitar el Kremlin de Izmailovo, es un kremlin pequeñito parece de cuento, pero junto a él se extiende un mercado de antigüedades, pieles, objetos típicos... un  buen lugar para pasar unas horas y hacerte con todos  los recuerdos que te apetezca llevarte del país a buen precio, eso si, previo regateo.

Ingredientes: No pongo las cantidades pues depende del gusto de cada uno

Muslos de pollo
Zanahoria
Champiñones
Cebolla, ajo y perejil picado
Un tomate pelado y frito
Agua
Curry, Garam Masala y Cayena
Sal y aceite

Arroz Basmati



Elaboración: 

Pochar la cebolla con el ajo y el perejil picado
Añadir el tomate que previamente habremos frito, dar unas vueltas en la sartén
Llevar todos los ingredientes a la olla rápida, añadir también el agua.



En unos 15 minutos aproximadamente, nuestro guiso estará terminado. Servir acompañado de arroz Basmati y una jarrita en la que estará la salsa del guiso para que cada comensal se pueda servir.

Nota: Se puede sustituir el arroz por cus-cus.

Fuente: Familiar

domingo, 2 de febrero de 2020

BROWNIE DE CHOCOLATE Y PLÁTANO





Recuerdo que de pequeña lo que más me gustaba que me pusieran para merendar en el colegio era un 



panecillo de Viena y una chocolatina, había entonces muchas marcas con deliciosos chocolates, pero el mío  no podía ser cualquier chocolate tenía que ser chocolate Nestle y no porque me gustase más o menos que otros si no porque llevaba un cromo, un fantástico cromo con el que llenar mi álbum. 

Mi hermano y mis amigos también hacían la colección y entre nosotros nos cambiabamos los "repes" y cuando ya teníamos muchos repetidos nos llevaban a la Casa Nestle, que en Barcelona estaba en la calle Aragón muy cerca de mi casa y allí también nos los cambiaban.  Llegue a completar alguno de esos álbumes, pero ya no tengo ni idea de donde pueden estar.

Es curioso que a mi que me encanta el chocolate nunca me hayan gustado los pasteles, ni galletas de chocolate y menos aún los helados, tampoco soy muy amiga de los brownies, pero en casa me pidieron que hiciera uno y recordando que tenía una sencilla receta con tres únicos ingredientes me puse manos a la obra.

A todos les encantó, pero he de reconocer que a mi me pareció poco jugoso, por lo  que lo acompañe de nata, aunque quizá hubieran sido más adecuadas una bolas de helado de vainilla.



Ingredientes:

350 g. de puré de plátanos muy maduros
40 g. de cacao en polvo
435 g. de mantequilla de almendras *
Media cucharadita de canela en polvo

Elaboración:

Conectar el horno a 180º

En un molde cuadrado de 22 cm. colocar papel de hornear de forma que cubra el fondo y dos laterales.

Chafar los plátanos con un tenedor hasta obtener un crema suave. 

Con varillas unimos los plátanos, la mantequilla de almendras y la canela

Por último incorporamos el cacao, mezclando bien.

Echamos esta mezcla en el molde preparado anteriormente

Introducimos en el horno y lo mantenemos durante 20 ó 30 minutos, verificando su cocción con una varilla.

Colocar sobre una rejilla y dejar enfriar

Desmoldamos y dividimos en porciones. 

Antes de servirlo le espolvoreamos cacao por encima

Nota: La mantequilla de almendras es muy sencilla de hacer. Colocas las almendras tostadas en un procesador/triturador de alta potencia, lo programas unos 30 segundos a máxima velocidad y estudias el resultado, debe haberse formado una crema suave, parecida a la mantequilla, de aquí el nombre. 

Fuente: lo encontré hace tiempo en Pinterest

domingo, 12 de enero de 2020

¡¡¡AL RICO ESCABECHE!!!


He de decir que en casa el rey de los escabeches es mi marido, los hace de todo de atún, de sardinas, de conejo, de pollo... En esta ocasión lo ha preparado de pollo.

He buscado en internet los orígenes del escabeche y esto es lo que he encontrado:
Parece que la palabra escabeche , proviene del árabo-persa: sikbâg, "guiso con vinagre" que en Persia se refería a un guiso de carne con vinagre y otros ingredientes que ya aparece citado en “Las mil y una noches”. La pronunciación vulgar de “sikbâg” sonaba a “iskebech”, que pasó a "escabetx y más tarde a escabeche
Además del elemento principal, carne, pescado  o verdura los elementos que conforman el escabeche son el vinagre como ya hemos dicho, especias y aceite.
 Aunque extendido por el área del Mediterráneo, suele señalarse en los recetarios internacionales como un proceso de los alimentos genuinamente español



La forma castellana “escabeche” apareció escrita, por vez primera, en 1525, en el "Libro de los Guisados" de Ruperto de Nola

-->

Ingredientes:

1/2 de pechuga de pollo cortada a dados salpimentada


 2 Cebollas grandecitas

3 Zanahorias

Una cabeza de ajos

Pimienta en bayas

Pimentón dulce y picante  (al gusto de cada cual)

Aceite, sal

Vinagre, preferentemente de manzana por ser más suave

Hierbas aromáticas : Ajedrea, romero, tomillo, orégano y laurel, la proporción ya es a gusto de cada quien, igual que el tipo de vinagre.

Una cazuela e barro

Elaboración:

Preparar tres vasos de vino iguales,  uno con aceite, uno con agua y otro con vinagre. En una sartén poner parte del aceite y en ella freír la cabeza de ajos partida por la mitad en horizontal, de manera que las partes cortadas queden tocando el aceite, dejarlas dorar, retirarlas y colocarlas en una cazuela de barro.

Echar el resto del aceite a la sartén y ahí cuando el aceite esté bien caliente colocar los dados de pechuga, darle unas vueltas hasta que queden sellados y tiernos por dentro, retirar de la sartén y llevar a la cazuela de barro.

    (Dibujos tomados de Internet)

Añadir al aceite de la sartén aún bien caliente las dos hojas de laurel y las hierbas aromáticas sin troncos, dejar que se hagan un poco bajar el fuego, cuando ya no borbotee añadir una cucharada de los pimentones y un puñado de bayas de pimienta. 

Llevar un momento fuera del fuego y cuando el aceite haya bajado la temperatura lo suficiente para que no salte,  añadirle el agua y el vinagre pero con mucho cuidado, mezclar bien y volver al fuego para que evapore el alcohol del vinagre.

Verter el contenido de la sartén sobre el pollo en la cazuela.

El escabeche ya está hecho pero a nosotros nos gusta añadirle zanahoria y cebolla. Para ello limpiar y cortar las zanahorias en rodajitas, hervirlas y escurrirlas. Pochar la cebolla en una sartén y a media cocción añadirles las zanahorias hervidas, seguir en el fuego hasta que acabe de hacerse la cebolla. Retirar del fuego y añadir a la cazuela de barro.


Tapar la cazuela y dejar reposar fuera de la nevera mínimo 48 horas.

Nota: El poner más o menos pimentón picante depende del gusto de cada cual. 

RECORDAR : Sacar la sartén del fuego a la hora de añadir el agua y vinagre. El aceite no debe estar hirviendo ni frío, pues en ese caso el vinagre no evaporaría el alcohol

Fuente: Familiar